Operativo interinstitucional permite la clausura de establecimiento clandestino en Guayaquil

Quince personas con consumo problemático de alcohol y otras drogas fueron rescatadas del encierro, insalubridad y hacinamiento en el que permanecían en una clínica clandestina que ofertaba ilegalmente tratamiento para adicciones, en el suburbio de Guayaquil.

La Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada – Acess lideró el operativo que concluyó con la clausura de un inmueble que se encontraba en condiciones precarias y que fungía como establecimiento para tratar adicciones, esto como medida provisional de protección.

Los internos, entre ellos un menor de edad y un adulto mayor, fueron encontrados encerrados en una habitación con una puerta con reja, que era asegurada con candado. En el cuarto dormían en hacinamiento, sin baño para su higiene y por lo que utilizaban un balde para hacer sus necesidades biológicas. Tampoco había ventanas, ni ningún tipo de ventilación por lo que los residentes eran asfixiados por el calor del ambiente y el proveniente de un ducto del extractor de humo de la cocina que atravesaba el dormitorio.

En el sitio, cada uno de los internos contaba su historia de cómo fueron capturados y encerrados en contra de su voluntad, incluso desde otros cantones del país como: Loja y Ventanas.

Narraban la violencia de la que eran víctimas por parte de ayudantes voluntarios que también vivían en la clínica clandestina, puesto que eran golpeados con machetes, provocando heridas en sus manos y pies. Uno de los pacientes presentaba una herida en la encía superior tras recibir una patada con la que le hundieron gran parte de la dentadura.

Con lágrimas explicaban que algunos no veían a sus familiares desde hace cuatro meses y estos eran engañados sobre la situación en la que permanecían en el establecimiento, “nos obligaban a sonreír y a decir que todo está bien para enviar esos videos a nuestras familias; y si no lo hacíamos, nos golpeaban. Mi mamá paga 300 dólares y dona un saco de arroz todos los meses, pero aquí nos alimentan como si fuéramos unos animales, nunca nos dan carne, solo cuando alguien viene de visita, aquí aparentan que nos alimentan bien”, afirmó ‘Roberto’ (nombre protegido).

Médicos y psicólogos del Ministerio de Salud Pública evaluaron a cada uno de los pacientes y ofertaron tratamiento ambulatorio y de internamiento para una verdadera rehabilitación, la cual fue aceptada por varios de los internos.

Personal del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil y de la Policía Nacional también formó parte de la comisión interinstitucional que se activó ante la denuncia ciudadana.

El Director de la Acess en zona 8, Guillermo del Pozo, exhorta a la ciudadanía a “continuar denunciando este tipo de casas que se alquilan para este negocio ilícito sin ninguna garantía de adecuada atención médica, programa terapéutico, ni tampoco con la infraestructura apropiada para dar tratamiento a personas con adicciones”.

La Acess recepta denuncias a través del correo electrónico: denuncias@calidadsalud.gob.ec. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

WordPress Image Lightbox