Se debe fortalecer la autoridad sanitaria

Se debe fortalecer la autoridad sanitaria

Hoy por hoy, la salud, es entendida más allá de la ausencia de la enfermedad, es la prolongación de la vida. Un concepto que ha ampliado la visión de la salud pública y su participación hacia sectores e instituciones, niveles, entre otros. La autoridad sanitaria no es únicamente el manejo de un ministerio, es el conjunto de instituciones oficiales que se encargan de direccionar el sistema de salud. De acuerdo a la Constitución Ecuatoriana la autoridad será responsable de formular la política nacional de salud, normar, regular y controlar todas las actividades relacionadas, así como, el funcionamiento de las entidades del sector.

Los Ministerios de Salud son las principales organizaciones públicas que conforman la autoridad sanitaria. Sin embargo, considerando la complejidad del sector existen instituciones especializadas y autónomas que acompañan a su gestión. La Agencia de Aseguramiento de la calidad de los servicios de salud y medicina prepagada (ACESS) se creó en 2015 bajo estos antecedentes y cumple con la premisa de vigilar y controlar los servicios de salud de los establecimientos públicos, privados y comunitarios. Entre mayor sea la autonomía, mayor será la rectoría neutral, esto debido al principio de imparcialidad, donde no se puede ser juez y parte a la vez.

El sistema nacional de salud está conformado varios sectores, entre ellos, la Red Pública Integral de Salud (RPIS) y la Red Pública Complementaria (RPC) con y sin fines de lucro. Se concentran cerca de 30.000 establecimientos y 141.697 profesionales de la salud en todo el territorio. Algunos prestadores de gran trayectoria son: el Instituto Ecuatoriano de Salud Pública, la Sociedad Ecuatoriana de Lucha contra el Cáncer, la Junta de Beneficencia de Guayaquil, las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional e incluso el Ministerio de Salud. Un universo amplio que requiere un control y vigilancia especializado.

Contar con una autoridad sanitaria minimiza riesgos ante los problemas de salud pública, reduce inequidades, motiva la movilización social, asegura la prestación adecuada de servicios de salud, garantiza y genera condiciones de vida saludable. La creación de ACESS ha fortalecido la Autoridad Sanitaria, se ha optimizado las actividades del Ministerio de Salud Pública, eliminando las Direcciones Provinciales de salud y las acciones que ejecutaban los inspectores sanitarios. Se ha logrado un cambio normativo y se separó el control de la provisión de servicios.

En los pocos años de creación de ACESS, se ha forjado el camino para el cambio, cada vez aumentan los establecimientos de salud que prestan sus servicios con calidad, ahora se incluye un trato digno y se actúa pensando en la seguridad de los pacientes y usuarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

WordPress Image Lightbox